¿Qué es el bruxismo o rechinamiento de los dientes?

Sede Central

Lleida Gran Passeig de Ronda, 133-135

HORARIO

Lun a Vie: 8:00 a 21:00
Sab: 09:00 a 14:00

¿Qué es el bruxismo o rechinamiento de los dientes?

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es un trastorno que pueden sufrir algunas personas el cual consiste en realizar la acción involuntaria de contraer la musculatura de la boca de forma continuada. Esta acción a la larga puede provocar problemas en las encías y un desgaste notable de la superficie dental.

Afecta entre un 40% y un 50% de la población y, puede suceder tanto durante el día como la noche, aunque lo más común es que durante la noche se pronuncie haciendo más difícil su control, ya que la persona lo hace de forma totalmente inconsciente.

Las personas que padecen bruxismo no suelen ser conscientes de ello hasta que otra persona les advierte que al dormir rechinan los dientes, o es el dentista quien le informa tras realizar una revisión dental rutinaria.

 

Síntomas del bruxismo

El síntoma principal y el más evidente es ejercer presión en la mandíbula, no obstante también pueden aparecer otros síntomas evidentes que pueden indicar que la persona sufre de bruxismo.

  • Sensación de carga y tensión muscular en la zona de la boca y las cervicales.
  • Dolor en el oído, ya que algunas articulaciones se encuentran cerca del conducto auditivo externo y el dolor puede derivar hasta ahí.
  • Dolores de cabeza.
  • Sensibilidad dental sobre todo cuando se ingieran alimentos fríos, calientes o dulces.
  • Insomnio ya que el malestar producido por el dolor, puede derivar a dificultades y problemas para conciliar el sueño.

 

Pruebas médicas para detectar el bruxismo

El bruxismo es difícil de ser detectado por la misma persona que lo padece. Por ello, cuando se acude al dentista una exploración clínica y un estudio radiográfico puede confirmar el diagnóstico.

Un electromiograma serviría para determinar la intensidad y frecuencia del bruxismo durante el día y la noche. Esta prueba permite evaluar la musculatura masticadora.

Otra opción sería realizar un polisomnografía, esta prueba consiste en realizar un registro de la actividad cerebral y músculos mientras la persona duerme. De esta forma se podría saber la fuerza y la continuidad de bruxismo que se ejerce en las horas de descanso.

 

Causas principales del bruxismo

Las personas que tienen bruxismo aprietan y rechinan los dientes de forma involuntaria. No existe una causa concreta para que una persona lo padezca, aunque se cree que puede derivar de estrés o ansiedad.

En periodos de tiempo donde la persona se encuentre en situaciones de estrés, ya sea por causas laborales, familiares, entre otras, puede derivar a un mayor índice de bruxismo.

También se cree que puede tener causas genéticas o relacionadas con otras patologías así como problemas de alteraciones dentarias, como la maloclusión.

 

Tratamientos para el bruxismo

La aplicación de estos tratamientos siempre irá relacionado con el riesgo de que la persona pueda sufrir una lesión en los dientes o afectación muscular. Según cuánto de grave sea el caso y la fuerza ejercida sobre los dientes, se puede aconsejar aplicar un tratamiento u otro.

 

Férulas de descarga u oclusales

Esta es una protección dental compuesta de resina o de plástico que se recomienda utilizar en casos graves. Esta férula permite tratar el síntoma de la presión en la mandíbula evitando así posibles lesiones en los dientes.

Desde que se empieza a utilizar, la persona notará que se elimina el dolor en la mandíbula, en la cabeza o en los oídos, así como otras molestias que se podían ocasionar por la presión.

El paciente puede utilizarla durante el día también, pero siempre es recomendable hacer uso de esta durante la noche que es el periodo en el que se produce más los episodios de bruxismo.

Las férulas oclusales no eliminan el bruxismo, lo que pretenden es evitar el contacto brusco entre los dientes, descargar las articulaciones y reducir la afectación muscular.

Rehabilitación protésica

En los casos donde el bruxismo sea ya muy avanzado y exista un desgaste importante se recomienda rehabilitar protésicamente aquellas piezas dentales más afectadas con el fin de recuperar la posición articular.

Relajación

Otra forma de tratar el bruxismo es aprender técnicas de relajación y modificación de comportamientos que se lleven a cabo durante el día para así tener un estado más relajado durante la noche.

Ejemplos de ello serían aplicar hielo y calor en los músculos de la mandíbula, dormir la cantidad de horas recomendada, aprender a hacer ejercicios de fisioterapia, realizar masajes en los músculos del cuello y la mandíbula, entre otros.