SEDACIÓN

La sedación consciente es una herramienta aconsejable para adultos y niños con miedo al dentista o ansiedad, antes de que se le tenga que realizar una cirugía dental. Pero, además, también está indicada para pacientes sin tiempos, médicamente comprometidos o cirugías más complejas.

Para aplicar la sedación durante un procedimiento médico o dental se combina por un lado un sedante para ayudar a relajar al paciente y por otro un anestésico para bloquear el dolor.

El médico anestesiólogo es el encargado de indicar el tipo de anestesia adecuada para cada caso dependiente de la operación que a realizar se tiene que llevar a cabo y el estado del paciente. Además, cuida el estado general del paciente antes, durante la operación (trata las complicaciones que pudieran surgir) y después en el post operatorio.

La sedación dental

Este procedimiento se basa en subministrar al paciente una combinación de sedantes para relajar al paciente juntamente con un anestésico para bloquear el dolor. De esta forma, mientras se está produciendo la cirugía dental el paciente no notará nada y esto permitirá que el odontólogo pueda hacer mejor su trabajo.


¿Quién se encarga de la relajación bucal?

El profesional al cargo de este procedimiento es el anestesiólogo, este experto es quien decide el método de sedación más apropiado en cada caso, teniendo en cuenta el tipo de operación a realizar y las condiciones particulares de cada paciente. Además, también puede administrar la anestesia al paciente durante el procedimiento bucodental al que debe someterse


¿Qué tipos de sedación consciente existente?

La sedación consciente es aquella en la que el paciente no padece ningún tipo de dolor y está en un estado de relajación, pero no pierde la conciencia de lo que está sucediendo en ningún momento. Básicamente podemos encontrar dos tipos de sedación:

  • Sedación consciente inhalatoria: El paciente respira mediante una mascarilla unos gases de óxido nitroso. La cantidad de este gas subministrada está totalmente controlada por el anestesiólogo. Una vez inhalado el óxido nitroso, el individuo pasa a encontrarse en un estado de relajación que le permite restar importancia a sus miedos. Además, este procedimiento no produce alteraciones cardiovasculares y es una técnica fácil de aplicar.
  • Sedación consciente intravenosa: Esta modalidad de sedación está sujeta al subministro de un fármaco sedante por vía venosa, que se encuentra diluido en un suero. Los efectos de esta técnica desaparecen al poco tiempo de interrumpir su administración, por tanto el paciente se reincorpora en poco tiempo.

La aplicación de sedantes en niños para el tratamiento dental

Los niños también pueden sufrir infecciones o dolencias tanto en sus piezas dentales como en las encías, al igual que los adultos. Es por esto, que antes de ser tratados por un odontopediatra pueden ser sedados. De esta forma, ellos se mantendrán en una posición fija durante todo el tratamiento y aguantaran mejor el ruido de algunas herramientas que les pueden dar miedo. Por tanto, este procedimiento es seguro y efectivo para conseguir dar el mejor tratamiento a tu niño/a.


¿Cuáles son los tratamientos más demandados en sedación dental?

Estos tratamientos acostumbran a ir acompañados de sedación:

  • La reposición de toda una arca de dientes: Esta técnica permite substituir toda una arcada dental por implantes. Debido a la magnitud del proceso se hace necesario el uso de sedantes en el paciente.
  • Implantes dentales: Este método se basa en la substitución de los tejidos orgánicos de la boca del paciente por unas raíces artificiales, por ello, para evitar cualquier dolor o molestia al paciente se utiliza la sedación dental durante el proceso.
  • Tratamientos de estética dental: En algunos tratamientos de esta disciplina, como por ejemplo: cuando se colocan prótesis encima de implantes se hace necesario utilizar algún tipo de sedación para poder mantener al paciente inmóvil y facilitar el trabajo al especialista.